Un acortador de URL es un servicio que permite reducir el tamaño de una dirección en internet (una URL) y hacerla más cómoda para su comunicación y manipulación, lo que resulta especialmente útil en plataformas en las que el espacio es limitado. Hay decenas de sitios que ofrecen el servicio gratuito de acortar una URL y muchas empresas de internet tienen sus propios acortadores, como Google (goo.gl) o Twitter (t.co).

El mecanismo es simple: una URL acortada es una dirección en internet que redirige al usuario al recurso original. Un ejemplo de una URL acortada es que la que usaríamos para esta misma entrada en el sitio de Tipográfica. Si usamos el servicio de Bitly podemos conseguir una URL más breve que nos llevará a esta misma entrada: <http://bit.ly/1GdsuyB>. La URL acortada se compone de dos partes, el dominio y una llave única. En la dirección anterior, el dominio es bit.ly y la llave única es 1GdsuyB. Muchos servicios nos permiten personalizar la llave en la medida en que la cadena de caracteres que queremos usar esté disponible.

Otra ventajas asociada al uso de acortadores de URL es que algunos servicios nos permiten rastrear un puñado de datos propios del comportamiento de una dirección en internet: nos pueden decir cuántas veces han pinchado en nuestra dirección, desde qué países lo han hecho o qué navegadores usaron.

URL en referencias

En el ámbito de la edición académica actual, la mayoría de los artículos están disponibles en internet. Se trata, por lo tanto, de un contenido electrónico alojado en algún repositorio de información científica. Las direcciones de esos contenidos suelen ser extensas cadenas de caracteres que no siempre son fáciles de tratar cuando aparecen en notas al pie de página o en listados de referencias. Los autores no suelen considerar este asunto y transcriben en sus manuscritos, sin ningún tipo problema, las direcciones web de sus artículos referidos. De eso modo, los editores podemos llegar a tener una cadena de caracteres que fácilmente ocupe dos o tres renglones de la publicación.

Quienes editamos publicaciones científicas tenemos dos problemas con las URL largas:

  1. Un problema estético, porque son direcciones extensas y compuestas por caracteres en mayúsculas, signos de porcentaje u otros caracteres especiales.
  2. Un problema a la hora de diagramar, porque estas secuencias de caracteres no se cortan naturalmente como lo hacen las palabras. Cada URL puede ser un dolor de cabeza.

Acortar las URL

Frente a estos problemas, la utilidad de usar un servicio de acortador de URL es evidente: podemos conseguir una dirección manipulable, estéticamente más amable y de paso obtenemos además información extra sobre la cantidad de clicks que los usuarios hacen sobre esa dirección acortada.

La imagen muestra un ejemplo de entradas en un listado de referencias con direcciones no acortadas:

post-url-02

La ventaja es evidente. Un acortador de URL nos permite reducir el espacio dedicado a los enlaces, minimiza su impacto en el diseño y le da limpieza a la diagramación:

post-url-03

Algo similar podemos ver en estos ejemplos tomados de notas al pie de página:

post-url-04

Bitly como acortado de URL

Aunque hay decenas de servicios, en Tipográfica confiamos en Bitly: es tradicional, está constantemente innovando y entrega muchas garantías de estabilidad (dicen que si se cae Bitly, se cae la mitad de internet). Gracias a esta plataforma podemos contar con un catálogo de todas las direcciones que hemos acortado y utilizado en publicaciones académicas, ordenadas por revista y autor.

Bitly nos entrega varios datos sobre los clics en las URL acortadas: cantidad, fuentes, distribución geográfica, etcétera. Y también nos entrega estadísticas sobre el enlace que se ha acortado: volumen total de clics (incluso hora por hora), redes sociales en las que se ha compartido, localización geográfica de los clics, usuarios que más lo han compartido, etcétera.

Para finalizar, un truco para los usuarios de este servicio: si añaden un signo más (+) a cualquier URL corta de Bitly, independientemente de quién la haya generado o de quién haga la consulta, se obtienen las estadísticas de tráfico de esa URL. ¿Quieres probarlo? Pincha en la URL corta de esta misma entrada a la que hemos agregado el signo más: <http://bit.ly/1GdsuyB+>.

No dejes de suscribirte a nuestro boletín.

Deja un comentario