Un aspecto importante que debemos considerar durante el proceso de edición académica, pero que muchas veces se ignora, es elegir y declarar de manera explícita el manejo de los derechos y licencias de uso que tendrán los contenidos.

¿Qué son las licencias de uso? En términos simples, una licencia es un contrato entre el productor de un contenido (en este caso, la revista, editorial, universidad o directamente el autor) con terceros, el cual detalla qué usos se le pueden dar a los contenidos publicados, sean artículos de una revista, capítulos de un libro, presentaciones o investigaciones completas, entre otros. Por ello, el tipo de licencia que se elija para una publicación impactará directamente en la vida útil y el alcance que tendrá, ya que determina cómo será compartida, leída, utilizada o modificada, si podrá ser comercializada por terceros o si quedará escondida bajo barreras de acceso de pago.

La ley vigente

En principio, todas las publicaciones que no señalen lo contrario se regirán automáticamente por las leyes de derecho de autor vigentes en cada país (en el caso de Chile corresponde a la Ley 17.336). Si bien esta es una opción perfectamente válida que autores y editores pueden tomar a la hora de publicar, siempre es bueno explicitar con claridad que se ha escogido esta opción en la página legal de la publicación o en una página visible del sitio web, de modo que también el lector tenga certeza sobre qué usos puede darle a ese contenido.

Por otra parte, también vale la pena considerar otros tipos de licencias de carácter más universal, pesadas para permitir un mejor acceso al conocimiento, tener un manejo más flexible en internet y ser reconocidas a nivel internacional, como un compromiso adicional a las leyes locales.

El uso de estas licencias es, además, una tendencia mundial que cada año adquiere más fuerza, ya que importantes organizaciones relacionadas con el mundo de las publicaciones las recomiendan para garantizar la difusión y aprovechamiento del conocimiento humano, como veremos a continuación.

La Declaración de México

En diciembre de 2017, el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (Redalyc), el Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (conocido como Latindex) y el Instituto Brasileño de Información en Ciencia y Tecnología (IBICT) publicaron una declaración conjunta, conocida como la Declaración de México, en la que llaman a la comunidad científica internacional a adoptar una política de acceso abierto en todos los ámbitos de la producción científica, con el fin de expandir el conocimiento y evitar su comercialización indebida.

La Declaración, a la que es posible sumarse firmando en su sitio web, continúa la tendencia iniciada por las anteriores Declaraciones de Budapest (2002), Berlín (2003) y Bethesda (2003). En específico, la Declaración recomienda que las publicaciones y divulgaciones científicas utilicen una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual, conocida por sus siglas en inglés como «CC-BY-NC-SA». Esta licencia busca frenar la comercialización excesiva de estas publicaciones y, sobre todo:

la presencia de sitios comerciales que se han apropiado del conocimiento en abierto y lo ofrecen a través de «motores», «descubridores» y otros productos comerciales, que elevan las restricciones, no transparentan la naturaleza ni el origen de los contenidos que ofrecen, así como la riqueza y fortaleza que adquiere su modelo de negocio al apropiarse del contenido abierto.

Declaración de México

En síntesis, la licencia BY-NC-SA autoriza a otros a «compartir, copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato; a adaptar, remezclar, transformar y construir a partir del material», aunque bajo claras restricciones:

Atribución: Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios. Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que usted o su uso tienen el apoyo de la licenciante.

No Comercial: Usted no puede hacer uso del material con propósitos comerciales.

Compartir Igual: Si remezcla, transforma o crea a partir del material, debe distribuir su contribución bajo la la misma licencia del original.

Creative Commons

Al usar esta licencia en sus publicaciones, académicos y científicos pueden intercambiar información vital para sus campos de trabajo y crear nuevos conocimientos sin preocuparse de que sean escondidos tras barreras de pago o que otros lucren con los resultados de sus investigaciones.

Por otra parte, la Declaración sugiere utilizar la licencia BY-NC-SA no solo en la publicación de revistas o artículos, sino también «al hacer públicos cursos, talleres, conferencias, videoconferencias y en cualquier tipo de comunicación o documento académico», lo cual plantea la idea de un ecosistema de conocimiento que va más allá del artículo tradicional e incluye todas las formas de difusión que acompañan el quehacer científico.

Para utilizar esta licencia solo es necesario declararlo explícitamente en sitios web y páginas legales asociadas a la publicación, pues no tiene costo ni exigencias especiales.

¿Qué son las licencias Creative Commons?

La fundación Creative Commons es una ONG de origen estadounidense que actualmente tiene presencia en más de 50 países. Su propósito es otorgar herramientas para que autores y editores definan los términos en que sus obras pueden ser usadas, qué derechos desean entregar y en qué condiciones lo harán, de modo de compartir el conocimiento de manera abierta y clara.

Por cierto, la licencia BY-NC-SA no es la única disponible para los usuarios: es posible escoger entre distintos niveles de apertura, como exigir o no el reconocimiento de los autores, permitir o impedir su uso comercial y hasta autorizar la posibilidad de modificar o hacer nuevos usos de las obras por parte de terceros. Estas licencias funcionan como complementos más flexibles que las regulaciones nacionales de derechos de autor y dominio público, aunque siempre dentro del marco legal de cada país.

Si quieres saber más sobre cómo utilizar las licencias Creative Commons, te sugerimos visitar el sitio de la ONG Derechos Digitales, en especial su Guía legal para editores.

Imagen: «Creative Commons» de Kristina Alexanderson, licencia CC-BY 2.0.

Suscripción al boletín de Tipográfica

Deja un comentario